miércoles, 2 de septiembre de 2009

Dano.

Yo no suelo eliminar a mis ex novios de mi vida.
Claro, eso no incluye a Daniel.
Cosas de la vida. Hoy me llegó un correo suyo preguntando por mi operación.
Claro, no es tan difícil considerando que lee este blog.

Daniel y yo no terminamos bien.
El término "mal" queda pequeño a nuestra ruptura.
Pero Daniel fue (es y seguirá siendo) una de las lecciones más importantes de mi vida.
Entre ir y venir seríamos novios al menos tres veces y durante dos años cada ruptura o decepción amorosa terminaba en volver a daniel.
En conversaciones en coffee market. En noches interminables del teléfono
En promesas que no podríamos cumplir

En episodios de s&m (uno de los cuales hizo que alguien hace no mucho me cuestionara),
y en una historia disfuncional de algo que solo podría describirse como la relación más intensa que he tenido en mi vida .

En términos de hombres, solo dos han podido conocerme plenamente, han podido conocer cada miedo, neurosis, complejo que he tenido y no son precisamente aquellos a los que en verdad amé.

Daniel me conoce. con todo y nuestra relación estilo syd & nancy.
Es fácil hablar de lo malo.
Mencionar episodios violentos, y hablar de convivir con una persona bipolar.
Hablar de un final donde lo que predominó fue la furia de uno y el miedo del otro.
Del drama.

Es más difícil hablar de lo bueno.
Agradecerle a alguien que conoció desde tu mayor momento de inocencia hasta el rincón más oscuro de ti.
Alguien que supo tus secretos y te confesó los suyos.
Alguien que (sea por la razón que sea) llegó a considerar en serio la idea de hacer un verdadero compromiso contigo.
Quizás no era amor. quizás aplica más la dependencia, la pasión, la obsesión.
Pero lo que sea que fuera, era intenso y desgarrado. Era puro. Era pleno.
Sentir llegar al cielo y caer más bajo que el subsuelo.

Siguiendo la teoría de todo o nada. Blanco o negro. Amar u odiar.
Las marcas que quedaron más allá de la memoria.
Los recuerdos que se graban en la piel.
El mejor sexo que he tenido.

Hace más de tres años que terminamos.
Dejé de hablarte cuando conocí a javier.
Cuando te volviste demasiado tóxico para tolerarte
y porque de seguirte hablando jamás habría podido dejarte.
Pero aún al pensarte se siente como la primera vez.
Y si estuvieses en este país que se está yendo a la mierda, de nuevo tocaría evitarte.
Porque nunca algo dañino se sintió tan bien.
Pero si quiero amor, prefiero que no sea uno que mate.
Las dependencias se las dejo a otra persona.

Pero si lees esto...

Tengo que agradecerte.
Lo bueno, lo malo.
Hacerme sentir viva.
Abrirme los ojos al mundo.
Explorar mis perversiones.
Eliminar mis cargos de conciencia.
Gracias por todo.

No hablaré de amor.
Pero Siempre tendrás mis recuerdos.

6 comentarios:

MaRu-LaNdIa dijo...

me llego... muy en el fondo algo así deberia hacer yo

SoLciTo* dijo...

"Porque nunca algo dañino se sintió tan bien.
Pero si quiero amor, prefiero que no sea uno que mate.
Las dependencias se las dejo a otra persona."


Nunca tan bien expresado. Me encantó. Es como si lo hubiera escrito yo.

Miss Adore dijo...

Lo que no te mata, te hace más fuerte.

Dr. J dijo...

Es el mejor texto decicado a un ex que he leído. Todos los demás dicen cosas como hijo de puta, no te quiero ver nunca más en mi vida, morite, etc.

Saludos!

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Yo lo cambiaría por Damo.

Tal cual.
La mayor lección de mi vida.

Andres dijo...

not easy!
pero sigue adelante admiro q decidas seguir adelante sin dar un paso atras!! hay vcs q es mejor asi :(