miércoles, 21 de enero de 2009

lo siento.

Porque ciertamente tu única intención era la de hacerme feliz
Lamento ser la clase de persona que se va cuando tiene miedo.
Cuando cree que es posible causar más daño a largo plazo.
Es verdad, sé como sabotear cada oportunidad de felicidad.
Quizás en el fondo soy tan masoquista que solo sirvo para ser infeliz
Y para alejar a aquellos que quieren que eso sea distinto.

Y aquí estoy una vez más, no será tu nada más quien tenga que volver a la soledad.
Y es que en un mundo ideal te prometería horas de conversaciones interminables
De pensamientos que más nadie podría tener sino tú, de sueños e ilusiones que nos esforzaríamos por hacer realidad.
Pero este no es un mundo ideal. Y no hay alguien con tantos errores como esta que te escribe a través de estas líneas.

Lo siento, porque no quiero pensar en alguna lágrima saliendo de tus ojos
Ni en la tristeza reflejándose en tus labios.
Y acepto que todo esto es mi culpa.
Lo quiera o no, es inevitable causar daño.
Tú con tu voluntad de mejorar, yo con mi temor al fracaso.
Lo siento porque una vez más alguien te decepciona, y esta vez, soy yo.
La persona que menos deseaba decepcionarte. La que te quería asegurar que en verdad podías estar feliz.
Que podrías tener tranquilidad sabiendo que alguien siempre estaría allí para ti.
Y lo estaré… solo que no en la manera en la que debería estar.
Y no sirve de nada disculparse porque a la final el resultado sigue siendo el mismo.

Te hago daño, me hago daño.
En fin que en dañar soy experta..
Y quizás en eso… lo somos todos los seres humanos.
te dejo.. mientras don't cry de guns and roses suena en el media player.
y yo... precisamente hago lo contrario.

2 comentarios:

Dana dijo...

No sé para quien es este mail pero qué bonito :)

Elrondp dijo...

Drama innecesario u.U

A veces las explicaciones están de más. Este suena como uno de esos casos.