jueves, 20 de septiembre de 2007

obstinada

aunque arrecha, quizás sea una mejor palabra.
obstinada, de ti, de mi, de los peos, las inseguridades, la inconformidad, la insatisfacción, la falta de afecto, los recuerdos, las peleas, el llanto, el dolor, el miedo.
de no ser escuchada, de que la gente espere demasiado de mi, de no poder mandar todo al demonio.
de preguntarme y preguntarles si me quieren, de reprimirme, de que no veas lo que me pasa.
de ser humana, de tener necesidades, de mi insomnio, de perder a los que quiero.
de querer a aquellos que no me quieren, de la gente que es hipócrita, de seguir pensando que todo saldrá mejor mañana.
de las parejas estúpidas que juran que su relación es la mejor mierda en este mundo, de la gente que tiene vainas de pinga y las deja perder, de ser testigo mudo de las indiscreciones de la gente.
de la gente que hace daño de manera consciente y actúa como si nada hubiese pasado
de la gente que se olvida de sus amigos cuando tiene una pareja.
de que no aprecien mi sarcasmo, de que me pregunten por qué no estoy en una relación, de aburrirme cuando me hablan, de saber más que algunos profesores, de estar rodeada de idiotas.
de todo

1 comentario:

Bernardo dijo...

ah, que fina la punta...