viernes, 17 de agosto de 2007

los accidentes


suceden.
Cosas sin importancia, cuestión de segundos, nadie lo buscó, nadie lo deseó, simplemente sucedió.
Pero a veces esas cosas simplemente joden.
No es tanto por el "corte", la pena, la vergüenza de las personas involucradas, más bien porque nos recuerdan de las cosas que solemos olvidar.
Se me había olvidado que soy humana.
En medio de la letanía de este celibato autoimpuesto, se me había olvidado que aún siento.
En fin, el día de ayer fue divertido.
Fui a ver EL APLAUSO VA POR DENTRO, si, la misma, la obra con Mimí Lazo. Soy feliz. La vida trae cosas buenas yeaaaaaah!
En la obra Valeria (El personaje de Mimí) representa a la típìca mujer que hace el papel de bolsa en su vida, que a pesar de ser excelente en su trabajo, sigue como una pendeja esperando la aceptación de un hombre.
Según el persona ella tiene un "guevonometro", ya "que donde pongo el ojo hay un güevon"
¿será que yo también tengo uno?, ¿será que estoy destinada a seguir haciendo el papel de bolsa?
¿que voy a seguir buscando un cabrón detrás del otro?

no sé, no tengo idea.
Mañana a primera hora salgo para margarita.
Si puedo escribiré desde allá.
Good things come to those who wait.

No hay comentarios: